jueves, 26 de junio de 2008

Al César lo que es del César

Retrato hablado del Asesino de Javier García. Imagen tomada de www.globovision.com

Hace 10 días que, en unas extrañas circunstancias, fue asesinado despiadadamente un colega Periodista en su casa, Javier García, y hace 10 días escribimos un post criticando la actitud en la que hemos caído los colegas, la policía y la población en general en torno a la violencia que se ve en nuestras calles.
No nos referimos sólo a estos sucesos brutales, hablamos de la violencia entre la ciudadanía en general, entre los funcionarios públicos y la gente común…
Hoy tenemos algo bueno que anunciar, y darle mérito al Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas de Venezuela, CICPC, en sus siglas, y para que comprendamos, la policía científica del país. Porque después de un trabajo entre comunidad, autoridades, amigos y la inteligencia policial, se logró capturar al supuesto asesino de Javier García.

La captura
Un dato curioso para mí, porque pasé en horas de la mañana por frente al sitio donde se realizó la captura, resulta que queda muy cerca del Colegio Nacional de Periodistas de acá, y un colega y yo decidimos ir a ponernos al día con el pago de la colegiatura, y horas después nos enteramos de la noticia.
La información que les escribo, pertenece a la ofrecida por el Canal de Noticias Globovisión.
Después de las 7:15 de la noche de este jueves, el Director del CICPC, Comisario Marcos Chávez, ofreció una rueda de prensa para dar más detalles sobre la detención del presunto asesino del periodista Javier García que se efectuó esta tarde como a las 4:30 en un hotel ubicado en la Avenida Andrés Bello del Centro de Caracas, muy cerca de la sede del Colegio Nacional de Periodistas. Desde la sede del CICPC, el comisario informó que se solicitó una medida privativa de libertad contra el sujeto y que están en curso una serie de experticias para averiguar sus vínculos con García. El nombre del detenido es aparentemente Isaac Roberto Mollera Zárraga, residente del Estado Falcón, a unos 480 kilómetros de Caracas, de 24 años y sin familiares en la ciudad capital de Venezuela.
El proceso de captura se logra gracias a los datos de personas testigos de la salida del edificio de un sujeto, el día de la muerte del periodista, que aseguraba “conocer a García” y a la denuncia telefónica de vecinos sobre la presencia del supuesto asesino en este Hotel, gracias a la publicación de un retrato hablado.

¿Alivio?
Lamentablemente no hay forma de devolverle la vida a García, pero no queda impune, como podría haber pasado en este caso, la muerte de una persona. Ojalá mucho de los últimos casos sonados y menos conocidos pudieran tratar de resolverse con tanta prontitud como el de este que, gracias a los aspavientos que ha levantado, lleva buen curso.
Marco distancia entre la captura de un criminal, y lo que ahora haga el sistema judicial venezolano, porque lamentablemente es un constante que tiene que vivir nuestra policía, y es que cuando logran atrapar a un delincuente, asesino o acusado, ven su esfuerzo perdido por el proceso obsoleto, intrincado, burocrático, a veces corrupto y lento de aplicar justicia en el país. En algunos casos los delincuentes han salido libre en horas y han vuelto a hacer de las suyas o hasta han cobrado venganza contra los policías que los capturan.
Esperemos que por la magnitud de este caso, y la preocupación que ha levantado en el gremio de periodistas, la justicia se haga sentir.
Aunque el CICPC aún tiene que aclarar cómo se filtraron las fotos del escenario de muerte de García hacia los medios de comunicación, y el Gobierno Nacional se ve en la obligación de borrar del historial de comunicaciones, algunas declaraciones de ciertos Ministros que parecieran más bien estar defendiendo su cargo, en vez que la seguridad interna del país. Es sin duda un logro la actuación policial.
Pareciera que funciona de nuevo en Venezuela el concepto de FARO PERIODÍSTICO, ese que define la actitud vigilante que tienen que tener los periodistas para perseguir información, denunciarla y generar ecos entre la población para que las autoridades actúen eficientemente.Un aparte sobre este caso que incluyo en la reflexión, en respuesta a algunas almas erradas de siglo y de pensamiento, que se han atrevido a decir que a García lo mató su compañero sentimental, y que por ser Gay es la razón por la que murió, me gustaría decirle que un CRIMINAL es un SUJETO que realiza UN CRIMEN, y en ningún momento la violación del derecho a la vida está solapado por la tendencia sexual que pueda tener una persona. En pocas palabras, lo que hagas con tu vida sexual no te hace menos persona, y si García era o no Gay, lo cierto es que su asesinato es un hecho de violencia que nos enluta y nos quita a un gran Comunicador y a un venezolano más. A ver si evolucionamos nuestros conceptos, y superamos las ataduras a la ignorancia. ¡Y de el ejemplo señor Ministro!


2 comentarios:

gabriela dijo...

Por fin una señal de justicia, gracias al interes que han puesto todos los venezolanos acerca del hecho, porque javier garcia es indudablmente muy querido por los venezolanos... Lo triste es que nada nos va a devolver a Javier pero si, ciertamente es un alivio para todos los que luchamos por la justicia que esta tan deshecha en nuestro pais..

Mac Dubh dijo...

Al menos algo bueno... aunque no os lo devuelva, se hará justicia