jueves, 26 de junio de 2008

Feliz día del Periodista

Logotipo del Colegio Nacional de Periodistas de Venezuela. Imagen tomada de http://www.cnp.org.ve/

De pequeño, contaba apenas con 5 años de edad, y antes de decir mamá o papá y esos detalles que desprenden lágrimas en nuestros padres, mi primera palabra fue “RADIO”. Así me cuenta mi madre, quién es la culpable de instigar en mi el delito de querer informar.
Dice ella que de pequeño pasaba horas pegado a la Radio, me dormía con ella y siempre le daba golpes y jugaba a su lado… Mi amor por la Radio no ha cambiado para nada, hoy juego para hacerla… Pero he aprendido a amar a todos los medios que me permiten informar, en especial mi blog.

Un arte áspero
El periodismo según la Real Academia de Lengua Española se define como la acción de captar y procesar de forma escrita, oral, visual o grafica la información sobre un hecho en cualquier de sus formas o variedades.
Es en pocas palabras el arte de hacer visible lo invisible… Sacamos de millones de momentos que puede tener un día en todo el mundo, un pedazo de “algo” que según nuestro criterio nos parece relevante reseñar, tratar, compartir…
Es obvio que desde mi punto de vista el Periodismo jamás podrá ser Objetivo, porque es que no se hace en base a objetos, y mucho menos son objetos quienes lo hacen… El Periodismo del Bueno es Subjetivo, con una visión muy personal que le da identidad a la noticia, y que a su vez identifica a su redactor.
Lo que sí es objetivo en el Periodismo es la precisión de los datos que se transmiten… Porque de no ser exactos, no habría mucha diferencia entre la vecina viejita que nos mete un chisme de la del frente y un Periodista.
Quienes redactan leyes tratando de etiquetar el Periodismo, lamentablemente, pierden su tiempo, porque el Periodismo que se vive, ese que corre por las venas, es Libre y su autor sólo se adecúa a una máxima “Soy esclavo de lo que digo y amo de lo que callo”.

¿Cuál es el verdadero Periodismo?
El que se siente, no importa la fuente, ni el medio. Esto es un arte y está más ligado al sentimiento que a la razón, y estoy de acuerdo con aquellos que aseguran que el Periodista se hace en la calle, con la gente, en el medio de los acontecimientos, como decimos “pateando la calle”.
Siempre que me preguntan ¿cómo puedes saber si eres buen Periodista?, me gusta responder, “si eres capaz de pasar Sábado y Domingo en la calle desde las 6 a.m. hasta las 3 a.m. detrás de una noticia, un reporte, un dato, y así y todo vuelves el Lunes temprano a pautar, llevas el Periodismo en las venas. Y si en pleno tiroteo todo el mundo se esconde pero tu te paras a ver de donde vienen los tiros, eres un Periodista y un prospecto a terapia psiquiátrica”.
Amor, entrega y compromiso definen nuestra profesión. Un excelente Comunicólogo (Investigador de la Comunicación) Jeremiah O`Sullivan decía que El Periodista y el Comunicador Social era el médico de la Sociedad… Mientras el Doctor atiende una carencia del cuerpo para sanarlo, el Comunicador atiende una carencia de información de la Sociedad para sanarla.

Venezuela y el Periodismo
El venezolano es en líneas generales muy descalificativo, a los abogados los etiquetan de ladrones, a los médicos de asesinos y a los periodistas se les ha dado por llamarles, en estos últimos años, sesgados y mentirosos.
La radicalización política, la actitud Gubernamental, el bloqueo informativo que existe en las fuentes oficiales y la opinión diseminada entre los ciudadanos han vuelto nuestro trabajo un Vía Crucis.
No hace muchos años nuestro ejercicio era mucho más sencillo, pero lo bueno es que los Periodistas con pasión nos crecemos ante las adversidades, esa es una de nuestras características, y no nos cuesta levantar el cerco informativo, meternos, volvernos a ganar a la gente, levantar las fuentes y sobre todo DESCUBRIR.
Ahora más que nunca las letras y palabras de los Periodistas venezolanos son leídas, analizadas, escudriñadas, y por eso cuando se descubre algo y se tienen pruebas, estallan las bombas en las caras de los que señalan el ejercicio de la Prensa. Señarlarnos y etiquetarnos no ha producido más que el efecto contrario a los intereses de quienes levantaron los dedos.
Ciertamente existe, como en toda profesión, quién de este trabajo haga mala fe, invente, tenga intereses ocultos y como en todo trabajo, manche la profesión y no las ponga más difícil a los demás…
Una anécdota que resume la situación del Periodista venezolano estos últimos 10 años tiene que ver con una protesta que tuvo lugar el 27 de febrero del año 2004, donde nuevamente grupos de personas afectas a la Oposición y Oficialismo se enfrentaron en las calles de casi todo el país. Recuerdo que estando en la Avenida Libertador de Caracas, luego de comerme todas las bombas lacrimógenas posibles y haber recibido maltratos por Guardias Nacionales y protestantes, le pregunté a un colega en un momento que tomábamos agua- “Pana (amigo) ¿cómo coño sabemos cómo está la cosa en la ciudad, cuántos heridos, qué está pasando, si hay más conatos de violencia?, a lo que el colega me vio y me dijo “Sabrá pepe” (término para decir ni puta idea de quién nos puede decir), las autoridades no hablaban, los actores políticos estaban escondidos, los policías te golpeaban… y en ese momento pasó una ambulancia de la Cruz Roja e instintivamente nos colgamos de las puertas para que nos dieran un parte no oficial de heridos, sucesos y condiciones… Creo que eso define un poco nuestro trabajo actual.

Celebremos realmente un Feliz Día
Es lamentable que los Periodistas, y aquí si me tomo el permiso de separar a algunas personas que no teniendo el título ni el carnet del Colegio Nacional de Periodistas se atreven a decir que están acreditados para Informar, se coloquen en bandos políticos radicalizados que de alguna u otra forma alteren su percepción de las cosas al extremo y desvirtúen su trabajo y credibilidad. Pero peor es que por esa actitud, muchos dentro del Gremio no se saluden, no compartan y no se apoyen. Si celebramos un día es una fecha que nos une en común, y es que realmente todos hacemos lo mismo, y sentimos ese deseo casi indetenible de “decir algo”, de “comunicar”.
¡Feliz Día a todos mis Colegas!




4 comentarios:

Mac Dubh dijo...

En España con el florecimiento de la prensa rosa, existen muchos pseudoperiodistas que hacen trabajos de investigación sobre la vida de los famosos y aun, se auto proclaman en jueces,verdugos y sancionan con sus frases cual si se tratasen de personas instruidas y/o con carrera de periodismo. Es vergonzante que a sujetos así se les permita hablar... y sin embargo son el caldo del que viven muchas cadenas de televisión tanto estatales como privadas.
Desde aquí, mi rechazo a ese tipo de periodismo y un apoyo al periodismo real, consciente y de buena traza.
saludos Shauki

Shauki Gabriel Expósito dijo...

Tus palabras reflejan una realidad que realmente está atacando el trabajo del Periodismo en parte de Europa Occidental y Norteamérica.
Gracias a Dios acá no tienen tanto peso los "seudoperiodistas del corazón", algunos señalan que esto se debe a que las Sociedades requieren informaciones diferentes y que España vive un momento económico y social mejor que Venezuela y por esto puede dedicar más tiempo al entretenimiento y ocio que lo que pueden los venezolanos.
Yo creo que el Periodismo no se debe ver trastocado por el entretenimiento, y ese fenómeno es una deformación maligna que ha permitido la sociedad española y es como un cáncer que tarde o temprano empezará a pesar a los ciudadanos.
Hay que hacer también un aparte acá para todos aquellos periodistas que seriamente cubren la fuente de farándula y espectáculos y que no pueden entrar en la lista de los "seudoperiodistas del corazón"

Gracias por tu comentario hermano!!!

Ysabel Francis Velásquez dijo...

Shauki tus palabras me llenaron de emoción!

Tu cuento con la radio es muy parecido al mío con una vieja grabadora de voz de los años 70 que le "tomé prestada" a mi mamá. A los 6 años ya entrevistaba a cada miembro de mi familia y a los 8 ya estaba editanto el primer periódico escolar en primaria.

El periodista se crece en la praxis pero su vocación es intrínseca e innata. El profesor Jerry O´Sullivan a quien tambien citas, decía en sus clases que esa objetividad absurdamente publicitada es incompatible con tanta pasión que se desborda por informar y llevar a los demás eso que no pueden presenciar.

Te seguiré leyendo colega y también te invito a ver mi blog profesional. Un gran abrazo.

Shauki Gabriel Expósito dijo...

Gracias Ysabel un gran abrazo Colega