jueves, 12 de junio de 2008

La bola de paja rueda cuesta abajo


En las salidas de fines de semana con mi familia, donde se incluía una visita a El Junquito, una zona que hace algunos años era un bosque con una comunidad muy bella y un pueblito de Colonos Alemanes muy cercano, pasaba horas jugando en la montaña con unas bolas de hojas secas y paja que hacía rodar cuesta arriba y ellas se empeñaban en bajar constantemente.

De bajada
Ciertamente soy fácil de entretener con cualquier tontería, de niño no le costaba mucho a mi mamá llamar mi atención con cualquier menudencia, hoy le cuesta un mundo que le dedique un poco de tiempo, aunque confieso que sigo entreteniéndome con lo más simple y sencillo.
Pero el recuerdo de la bola de hojas secas me viene a la mente por su relación con la depresión.
Y es que científicamente está comprobado que por lo menos una vez en la vida todos los seres humanos padecemos de un estado depresivo o varios con magnitudes e importancia totalmente diferentes para cada uno de nosotros.
Cuando se habla de depresión, las personas piensan en disminución de energía, y yo más bien lo veo de otra forma, pienso en la esfera de hojitas rodando, que viene con mucha potencia desde lo más alto, y de pronto se encuentra casi quieta en lo más profundo.
Los momentos de depresión, son en definitiva totalmente tratables, y tienen que ver con un trastorno emotivo que modifica nuestra forma de pensar, tomar decisiones y actuar.

Cuando no vuelve a subir
Así como el ejemplo, quien sufre de una depresión, debe entenderse y tratar de tomarse un tiempo para conseguir apoyo en los demás y en profesionales de ser necesario, y poder volver a mover su bolita de hojas y paja interna para que suba.
Hay personas que no les resulta nada sencillo volver a darle movimiento, es aquí cuando hablamos realmente de un trastorno que necesita tratamiento médico inmediato, sobre todo cuando por la cabeza de las personas deprimidas pasa la idea de arrugar la bolita y botarla, es decir, quitarse la vida.

Impulso
Si le damos espacio a nuestra poderosa mente para que se apodere de pensamientos depresivos, constantes imágenes desagradables, y elabore sus propias justificaciones sobre por qué no sirve para nada actuar ante la vida porque todo está perdido, entonces estaremos propiciando la auto destrucción.
Es inevitable pasar por un momento de depresión, donde nos parece que estamos tocando tanto el suelo, y que la montaña que hay que subir es tan alta, que mejor nos damos por vencidos. Pero en eso momentos debemos encontrar nuestro impulso vital, una fuerza interior y exterior, que acompaña a todos nuestros pensamientos, y que nos conduce a elevarnos por encima de la colina.
Para encontrar esa fuerza, que está oprimida por el pensamiento depresivo, debemos sin duda vernos en un espejo, tanto físico y real, como uno espiritual, y reconocer a quién está en frente, sus logros, sus capacidades, y en especial como era cuando estaba arriba, antes de caer.
Y al mismo tiempo hay que reconocer a quienes nos acompañan, ver que tenemos gente al lado que siempre estará dispuesta a apoyarnos, y si no hay, buscarla, la solidaridad no es un acto de caridad, es un sentimiento presente en todos los corazones que es beneficioso tanto para el que la da como para el que la recibe.
Ese reconocimiento y una disciplina mental para ganarle a los pensamientos negativos nos garantizan la plataforma para renacer como el ave Fénix, y demostrar que al calor del fuego se forjan los espíritus.
Hay una frase muy bonita, que suelo repetirme constantemente, me la dijo una vez una persona a la que adoro y que considero muy sabia, “Si has llegado caminando hasta acá con toda esta vida, es muy obvio que puedes con esto y con más”…
Me gusta la frase porque no corta nada, es continua, y es sincera, y a la vez es una frase espejo que nos hace pensar de inmediato en todo lo que hemos superado y nos sirve de aliciente. Le agregaría para los cristianos otra muy buena, “Si Jesús, hijo de Dios, cargó una cruz de madera y fue crucificado, y trascendió a todo esto, tú que cuentas con él, ¿no puedes con tu cruz?”
A la final, deprimirse es algo posible, salir de la depresión con éxito es un logro, valiéndose de todas las ayudas que sean necesarias.

Depresión cómplice
La mayoría de las personas que consumen drogas legales e ilegales por placer y sin conciencia son personas con estados depresivos intensos o graves, que usan los estupefacientes como muleta y vía de escape a la situación o situaciones que lo mantienen en el suelo, y que a través de una ilusión momentánea, parecieran elevar a la persona a la cima de la montaña. Lamentablemente cuando se cae en el uso de una droga por depresión, es muy difícil que la persona tome conciencia de que es capaz de impulsarse realmente sin estarse mintiendo con una sustancia que lo que está haciendo es destruirlo más.
Aunque este estado, con buena asistencia médica, amigos y familiares solidarios, también es reversible.

Anímese
Si usted se siente reflejado en algún punto de la lectura, antes de que sea más tarde, pregúntese si se siente en un momento de depresión, y si es así, le dejo una buena pregunta para que empiece a hacerse… ¿Qué puedo hacer yo beneficioso para sentirme diferente?, no piense en ningún recurso externo, qué puede hacer usted con sus manos, con sus ideas, con sus sentimientos, para que su momento cambie… Por allí podría encontrar el hilo para subir la montaña.

3 comentarios:

Mac Dubh dijo...

Querido amigo, en primer lugar debería decirte que existen dos tipos de depresión:
-D. Endógena.
-D. Exógena.
Esta ultima es a la que te refieres en la mayoria de tu post. Es causada por agentes externos y se puede tratar con terapias conductuales y con medicación puntual, pero remite en más o menos tiempo.
Pero en la 1 te diré que las causas son internas y suelen tratarse o de patologías a nivel de los neurotransmisores, o concomitante a otra patología (trastornos bipolares) los cuales siempre deben ser tratados por vía medicamentosa, ya que no hay otra manera.
No es por llevarte la contraria pero creí necesario que conocieras esta información.
Saludos hermano

Shauki Gabriel Expósito dijo...

Gracias hermano, claro que es super útil la información médica. Además que tu trabajas con todo esto. Claro, no me quise meter con la depresión que involucra trastornos como el maniaco depresivo, la bipolaridad entre otros, porque tienen otros causales. Pero tu explicación es brillante como siempre.
Lo que espero es que las palabras antes escritas coayuden a muchas personas a salir de esos estados depresivos, sean cuales sean, siempre como lo dije, con ayuda de familiares y especialistas.
Un abrazo hermano, y gracias por estar allí.

Mac Dubh dijo...

Siempre que necesites de mis conocimientos, de mi apoyo o simplemente de mi amistad, ahí estaré. Por cierto mañana cuelgo mi última acuarela y además inauguro las ciberclases. a las cuales, puedes acceder desde el enlace en mi blog con el mismo nombre. Solo por si te interesa, verás muchos pasos desarrollados y mejor o peor explicados.